Análisis de obras cinematográficas: El Cine de Subiela en la Argentina de El Nuevo Cine Argentino


Eliseo Subiela, director Argentino, nacido en los años 40' y quien incursionó en las Artes Audiovisuales a la temprana edad de los 17 años, también conocido por su juventud activa en la política de la izquierda peronista, es el realizador y guionista de las dos películas que propongo estudiar en cuanto a estilo, sus similitudes y diferencias. La primera es “Hombre Mirando al Sudeste” de 1986 y la segunda se trata de “El Lado Oscuro del Corazón” de 1992, co producción Argentina y Canadiense. Ambas, catalogadas dentro del género surrealista, por su alto contenido poético, no realista, tanto de los diálogos como de la narrativa en la imagen: un hombre, Oliverio, activa con una cadena un dispositivo que lanza a la mujer con la que se encuentra en la cama, hacia un abismo ubicado bajo dicha cama, expresándole que no le perdonaría el no saber volar. (Escena de “El Lado Oscuro del Corazón”). De igual manera, en “Hombre mirando al Sudeste”, suceden cosas absurdas y no esperadas, como el extraño vómito negro que expulsa la hermana de Rantés al involucrarse con el Dr. Julio, quien empieza a dudar sobre su propia cordura”.

Sobre el surrealismo y la naturaleza onírica de expresarse Subiela, podríamos citarlo a él mismo, quien en su sitio oficial: www.eliseosubiela.com nos cuenta, con su especial retórica sobre su idea acerca del cine, como un espacio surrealista, donde las personas se sinceran consigo mismos aceptando su fragilidad e ingenuidad de desear dialogar en el juego de la ilusión con historias imposibles. El autor comenta en su artículo “Mi Oficio” escrito en 2000:

“Una sala de cine es el único ámbito donde los adultos confiesan la supervivencia de la infantil necesidad de ser arrullados por un cuento”

y ante la imposibilidad humana y de modus operandi de nuestra sociedad, nos queda el consuelo de recurrir al hábito de visitarlas como alivio sanador, en palabras del autor: “(las salas de cine son) las sedes doplomáticas universales a la que los seres humanos acuden para pedir un salvoconducto para sus sueños”

Pablo Arredondo Moreira, en su estudio “Mirar la realidad desde otro lugar: “El Lado oscuro del corazón de Eliseo subiela” para la Universidad Nacional de Tucumán nos explica el contexto en que este film fue producido y que es el mismo de “Hombre Mirando al Sudeste”.En realidad ambos films corresponden a la llamada Nuevo Cine Argentino, movimiento que data desde la llegada de la democracia en 1983. Se caracteriza por romper con la estructura del cine de los 70' que era más bien evasivo, propio de los procesos militares en el mundo, en donde muy pocos artistas se atreven, por temor a hacer algún tipo de denuncia o promover el pensamiento reflexivo. La democracia daría lugar a. En palabras de Arredondo:

“(el cine de esa época está) caracterizado por la libertad temática e ideológica, por el rechazo a la época represiva anterior y por singulares búsquedas estéticas.
(...)Estas propuestas se constituyen a través de textos fílmicos que entablan una relación intertextual con la literatura. La ambigüedad semántica, las expresiones metafóricas, los juegos espacio-temporales, la incorporación de modelos típicos de la literatura, o bien el trabajo crítico a través de la parodia o una visión social frente a lo institucional.”


Bajo este contexto de liberación es más sencillo comprender el origen de las ideas de Subiela y su afán cuestionador de la existencia, el amor, la muerte. Si bien ambas coinciden en cuanto a género, existen significativas diferencias en sus temáticas y eso es lo que mencionaré más adelante. Comenzaré describiendo algunos modos de hacer que se repiten dentro del estilo de Subiela. En primer lugar, llama mi atención el tono paródico, en el caso de “Hombre mirando al sudeste” que motiva a cuestionarse sobre la naturaleza de Jesucristo, quien como bien sabemos, es mitad humano y mitad divino.

En el blog http://cineconcine.blogspot.com.ar/ encontramos una crítica sobre esto que digo. Danis Wood publicó el 17 de marzo de 2011:

“Al protagonista misterioso nos lo presentan en todo momento haciendo el bien, ayudando al resto de personas, llegándolo a equiparar con Jesucristo. Sus compañeros del manicomio le ven como al elegido, el hombre que les ha venido a salvar de este mundo que les condena.”

Dannis Wood asegura esto, pese a que Subiela negara toda acusación de blasfemia:

"soy tan creyente, cristiano y travieso como lo fue Buñuel", cuando se le preguntara sobre el por qué de la aparición de un cristo decepcionado por la naturaleza humana en su película “Últimas Imágenes del Naufragio”.

Si bien ambos personajes protagónicos son excéntricos, intelectuales y dominantes, Rantés es un extraterrestre o al menos es de otra naturaleza, mientras que Oliverio es más bien un artista, poeta, frustrado con su dificultad de encontrar a una mujer que llene sus expectativas. A Rantés poco le interesa habitar en un manicomio; es él mismo quien ha llegado allí, o al menos eso es lo que el Doctor entiende. La temática de “El lado oscuro del corazón es el amor” mientras que la de “Hombre mirando al sudeste” es la duda sobre la cordura y la razón.

Para enfatizar sobre estas diferencias, y bajo mi conocimiento sobre el Diseño publicitario, me gustaría hablar de los artes de tapas de los films. En “El Lado Oscuro del Corazón”, en cuanto a estilo gráfico encontramos divergencias y que, aunque sepamos que los diseños de tapa y afiches hacen referencia tanto al género del film, éstos en realidad hacen mayor referencia a las temáticas, y así a la respectiva éstética para tratar dichos temas en los ochenta. Por un lado, en “Hombre mirando al sudeste” observamos un collage, técnica muy usada artesanalmente en aquellos años, y en donde observamos la cabeza del protagonistas, de espaldas donde la mitad es un mundo y el resto es el cuerpo del personaje. El mundo está sobre el infinito negro mientras que la porción de su cuerpo está sobre un fondo azul, igual que el del planeta pero con jeroglíficos. Este primer arte a analizar nos da la idea de la reflexión que transitaría en el espectador, sobre aquello que creemos real y verdadero, por estar hecho con nuestras manos o lo que está más allá de lo alcanzable ante nuestros ojos. Este arte remite también a los programas de TV y documentales del entonces, con aquellas inquietudes sobre la vida en otros mundos en aquel entonces. Alguno a citar podría ser: “Cosmos” con el presentador Carl Sagan, donde recuren al montaje del personaje sobre imágenes y animaciones del universo, tal como podemos ver en la imagen adjunta:

https://agrupacionastronomicamagallanes.files.wordpress.com/2011/04/carl-sagan.jpg

Mientras que la tapa de “El Lado oscuro del corazón”, realizado por Carlos Mayo nos recuerda más bien a algunos audiovisuales musicales norteamericanos como quizás “Poison” de Alice Cooper, por cuanto la utilización de técnicas como mezclas de temperaturas en las luminarias y el humo blanco, así como la composición escenográfica: reconstrucciones de espacios sugerentes de erotismo y excentricidad, aunque tal vez desde un punto de vista más bien paródico de Subiela, puesto que la búsqueda de Oliverio va más allá de lo que los cantantes de glam plasman en sus líricas; más allá que la sola pasión y el erotismo, aunque manteniendo la postura de poder por sobre la docilidad y fragilidad de las mujeres. Ambos films suscitan y apelan a un despertar de consciencias intelectuales en sus espectadores, pero varían al menos en estos leves aspectos estilísticos. Como para hacer más evidente las similitudes del trabajo fotográfico que Hugo Colace ha hecho en “El Lado Oscuro del Corazón” cito el video de Alice Cooper "Poison". Si bien ambos films recurren a la utilización de colores fríos, “El lado oscuro del corazón” es más sombría, con luces en cuadro y ratios de contraste mayores que en “Hombre mirando al sudeste” que se desarrolla en ambientes más iluminados, celestes y blanquecinos.

En la gráfica y estilo de la imagen, Subiela se apega a lo característico de la época cuando se adentraba a una golbalización por medio del naciente neoliberalismo. Es interesante, de todos modos, que se hiciera con el uso de recursos menos pomposos que en países del lado norte del mapa. Para mí, es una de las cualidades más destacables del cine Argentino, puesto que nunca se ha dado por vencido de seguirse mostrando, a diferencia de países devastados por la silenciosa colonización y el saqueo estadounidense. Más específicamente, centroamérica, donde el poder pretende hacerte creer que no se es capaz de decir nada gracias a los monopolios, donde los dueños de los MCS son también los que gobiernan. 

No hay comentarios: