VIRGENCIANO

Me gusta la maravilla
del señor cafecito que pregunta su nombre.
Las ramas de su árbol
rodeándose su propio corazón
y con la voz de aquel sutil follaje
lanza el agua a nuestras raíces
que se van apegando.


Me he perdido entre los surcos
sombras que saben llenarse de luz
-"Podemos ser eternos un segundo"
-"No, no es el placer lo eterno;
la eternidad sólo es la nada"
Quizás el placer sea infierno
y quieras entrar alli.
Entonces la felicidad no es poder saberlo
sino la incansable sorpresa de ser.


Ha dejado de batir las alas el árbol
las plumas se lo van devorando
y de tanto ver eso
la pequeña lámpara suplica
agónica penumbra
y en la desesperación, ya no sabe a dónde ir...


Ha descubierto un espacio
en el mismo hueco del alma
que deja aquel ramo de manos
al menos por ahora.

27-1-17

No hay comentarios: