LUCIFERIANO 44




















Me rehúso varias veces a mirarte
lo feroz
y también lo amable
la sutil elegancia de tus gestos
que no necesitan más ejercicio
que eso que sale de vos
en la risa pura que mi timidez provoca.


Ya no recuerdo la palabra o la pregunta,
mi buena memoria se queda en vos
esparcida en micropartículas de polvo soplado
revueltas en un líquido hialino
exorcisante,
que como nunca, de vos lo dicho
me convoca al llanto:
Explosión de vidrio
por tu auxilio conmovido
yo nunca...
Infante
aquel que fui lo bebe
para no dormir las horas en que vos recitas
arruyo en la colmena de tus hombros.


Yo nunca...
no sé si pueda
mirarte otra vez
después de tanta letra
y de cómo me corriges la palabra
Nadie, nunca...


Absorbo y me niego
una línea que no dibuja nada
porque el tiempo está siendo unido
al traslape raro donde ya te he conocido
los astros blancos cayéndose
diciendo que no los diga.


No se cuenta el universo
se lanza la sal sin más
estrellándose a la piedra
la cara lacia le atesora,
se traslapa levitante
por clarividencia
difuminando lo inconcluso del cuerpo
en tu signo y nombre
virginales y violáceamente florecidos
como el mío.


25-1-17
-----------------------------------------------
Iris: virgen y diosa griega, mensajera celeste
En la imagen, está acompañada de Morfeo.

No hay comentarios: