LA TRANSMUTACIÓN DEL MICO

Vivía en medio de monos 
rubios y rojizos 
y a lo lejos, 
un mono hecho de arcilla 
les hablaba con seriedad 
inusual para mis ojos 
que jamás iban a comprender lo elevado de su mensaje. 

Los pequeños se apoyaban en mis piernas, 
me empujaban a escuchar el mensaje 
pero yo, que quería creerles 
estaba sorda. 

El mono de arcilla estaba por derretirse 
había que entenderlo antes de su final. 

Señaló hacia nuestra derecha, 
y todos volvimos a ver: 
habían 4 monos negros, 
muy pequeños y enternecedores 
y más atrás un jardín con flores de color oscuro 
como hibiscos 
o como amapolas no sabría explicarlas, 
pero eran púrpura color de uva, 
casi negras, casi tierra... 
colgaban varias de un solo tallo 
eran como imposibles 
y se convertían en gas 
pero yo estaba sorda. 

Todos comenzaron a cantar sus coros 
la mayoría en tonos altos 
y solo unos cuantos graves 
los escuchaba, 
pero no comprendí. 

Escalaron sin nececidad de ramas
y yo me quedé abajo 
inútil 
mirando el fin de un dios 
diluido 
majestuoso.
---------------------- 
5-02-2012

No hay comentarios: