1989

Ay la bicicleta...
soltó un aire antes de deslizarse por el sendero
y tras haber vuelto unas cuatro veces
con todo su brillo y fama
los niños fueron desapareciendo.

Los gritos enlagrimados los espantaron
y la bici se fue oxidando
se fue haciendo más chiquita
y yo dejé de entenderla.

Ahora creo que le temo.

3-12-15

No hay comentarios: