MELANCOLÍA

Se acordaba de mí la tristeza
ytriste se inundaba
muda en su carencia
llanto de mañana.

Frío el cuerpo se le torcía
derramándose, colgada
con los brazos encogidos
llenos de gruesas llagas.

Se acordaba de mí la tristeza
inexpresiva y maldita,
mirando hacia la nada
le ha arrancado los ojos a la duda,
que en su silencio levita.

Se acordó de mí 
y me dejó sola
hundida, helada
con los dedos llenos de karma
y los ojos quemados al placer.

5-9-05

No hay comentarios: