LA NOCHE (2001)

Le brillaban los ojos murmurosos
con el dolorido grito psicótico
delator de sus moléculas.

¡Fragante atmósfera derretida,
horrendos susurros terroríficos!
qué fácil y muda está la noche
me ensambla insana una sonrisa
infausta, quejumbrosa.

Y le brillaban los ojos enlutados
¡Lúgubre tortura sulfúrica!
respiro vesánico de uranio
terror enredado de los cosmos.

¡Ay!, no delates tan inmóvil
las furiosas moléculas envueltas,
lapidarias y distantes del incienso fantasmal
que la brisa me susurra así, adusta.

Ébanos sus ojos de nequicia
se me cuelgan inefables como truenos
Espantosa su sonrisa desquiciada
me derrite, abominable, ...irremisible.

No hay comentarios: