ALARIDO CRIMINAL DE MIS RUGIDOS

Cuando caían dos gotas de café
sobre las hojas de papel
y con la rabia de un demonio
con la lengua las rasgué.

¡Sí! lengua áspera de horror
cuando caían dos gotas de café
sobre las hojas de papel.

Y la puerta del infierno se cerró
contra las venas de mis ojos
irritados por la furia.

Incrustado atardecer infinito:
con las manos engrapadas
le mostré a un ángel negro mis molares,
que plateados por las bandas de mis brackets
observaban tan inmóviles un grito
cuando caían 2 gotas de café
sobre las hojas de papel.


(de: Alaridos, Mención de Honor Juegos Florales sonsonatecos, 2006)

No hay comentarios: