ACOSO SEXUAL



Me observaba con su rostro piel de codo
y su boca de camote masticado
me vomita su mirada miserable
y sus ojos se estiraban como mocos.

Y me oxido tan inmóvil de ignorancia,
inconciencia palpitante desmembrada.
Aborrezco cada instante, ¡mas en odio!
por el sarro que en sus dientes masticaba.

Con el hueco rebosante de su baba
estreñía quejumbrosas sus palabras
y sus dedos de nudillos negro mosca
¡si cortárselos pudiera! …pero nada…

¡Que su lengua se deshaga putrefacta!
¡que su ser desaparezca deshilado!
lentamente se calcine entre la hiedra
y su cuello se retuerza como torno.

Contamino mis recuerdos con el lodo
inundando mi cerebro acribillado
¡y por Dios! Que si hay pasado que cambiara
con el llanto que derramo, yo lo borro.

(2002, Mención en Juegos Florales 2006 y publicado en diario CoLatino, 2008)