MORTE

POR LA AUSENCIAY LO LEJANO

(lejano en su inocencia)


Y ahora te has ido.

No fué suficiente
dedicarte el pensamiento
no fue suficiente
preguntarme qué sentías...


Te has ido como antes
lejano en la distancia
intangible en el presente
olvidando aquel pasado.


Pero ahora que te fuiste
abrazado por caprichos
te sonrío en el recuerdo
y despido mis sentidos....
porque fue suficiente
en aquel suspiro....
dedicarme tu imagen
impregnármela vivo.


Y sí, fue suficiente
conocer el hambre
para ver el alivio
y en mi piel ahogarte
-por tu alma escrito-:
"amor te entrego
amor, me he ido
amor no tengo
amor, te he herido"

(Diario CoLatino, 2008)

1 comentario:

Ricardo Castillo dijo...

Y no es suficiente el amor, no es suficiente nada de lo que en nuestras manos podamos tener, no se pueden mandar los sentimientos y menos los de otra persona.....